Mitos de terror

Mitos de terror

Muchos dicen odiar las historias de terror, sin embargo esas mismas personas son las primeras en querer escuchar cuentos de miedo, sobre todo en las celebraciones del día de brujas.

Unos personajes que regularmente tienen un aura de misterio sobre ellos, son los payasos. Sí, esos señores que se visten con ropa colorida para alegrar las fiestas infantiles. Son muchos los mitos de terror que podemos enunciar.

Por ejemplo, quien no ha escuchado la típica anécdota en la que los padres de familia acompañan a la cama a su hijo pequeño. En la cabecera de esa habitación, yacía una representación de porcelana, de uno de estos seres con una expresión de tristeza.

El pequeño con la voz entrecortada le dice a su madre:

– “Mamá ¿puedo dormir con ustedes hoy? Ese payaso me está viendo muy feo.

– ¡De ninguna manera!, ya estás grandecito para andar con esas niñerías. Te quedas aquí y punto. Dijo el padre

– Pedro, no seas tan duro con Iker. Dijo la mujer.

– Es la única forma en que nuestro hijo aprenderá que ni los monstruos, ni los mitos de terror existen.

Luego de esa pequeña discusión, se apagaron las luces y todo permaneció en calma, hasta que de momento varios gritos se empezaron a escuchar.

Maruja, la madre del chico, se levantó corriendo en dirección al cuarto de su hijo. Cuando llegó, se desplomó en la puerta pues observó cómo su pequeño tenía toda la cara quemada.

Lo sorprendente es que las quemaduras correspondían de manera exacta al maquillaje del rostro del payaso. Por cierto, su expresión había cambiado por completo, ahora se le podía ver en sus labios una mueca de felicidad.

Mitos

Otros de los mitos de terror recurrentes son los que se encuentran ligados a percances que ocurren en carreteras solitarias. Por ejemplo:

Una pareja de recién casados va rumbo a su luna de miel. Para ahorrar tiempo, el hombre decide cortar camino por varios senderos que no aparecen en ninguno de los mapas. Para colmo de males, al poco rato de haber cambiado de ruta se les termina el combustible.

Él mira a su amada y le dice:

– ¡Espérame aquí, voy a ver si consigo un poco de gasolina!

– La muchacha sube los vidrios de las ventanillas y coloca todos los seguros. En eso se da cuenta de que su esposo olvidó las llaves. Enciende la radio para poner un poco de música, pero no logra captar ninguna estación.

Entonces decide quitar las llaves del switch y guardarlas. Así permanece en silencio hasta que el sueño la vence.

Luego despierta sobresaltada y lo primero que hace es mirar su reloj y éste marca la una de la mañana. Eso sólo significa que han pasado ya varias horas desde que su marido se fue a buscar combustible.

La joven se arma de valor y decide ir a buscarlo, pues cree que a lo mejor le pasó algo. No alcanza a dar ni tres pasos cuando observa que se le acerca un fantasma vestido con el atuendo de su esposo.

Aterrorizada, sube al auto y trata de salir huyendo de ahí. Sin embargo, el motor no enciende y el monstruo llega hasta donde ésta se encuentra. De un puñetazo quiebra el cristal y de un fuerte mordisco le arranca la cabeza.

Como te podrás dar cuenta, los mitos de terror crecen a medida de que la gente los va compartiendo.

terror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *