El chupacabras

El chupacabras

Por las mañanas, mi papá acostumbraba poner en la televisión el noticiero matutino, mientras desayunábamos. En una parte porque quería enterarse del reporte del tráfico y por la otra, le interesaba saber los resultados deportivos.

El titular de la emisión miró fijamente a la cámara y dijo:

– Antes de pasar con el reporte de nuestra red de motociclistas viales, vamos a pasar un reportaje especial conmemorando los 10 años de la primera aparición del chupacabras en nuestro país.

Fue entre 1995 y 1997 que el chupacabras se convirtió en una leyenda mexicana cortas, puesto que la descripción que daban los supuestos “testigos” cambiaba mucho entre sí.

Unos decían que era un ser de color verdoso, de un metro de estatura que tenía la espalda llena de escamas, tal y como lo podemos apreciar en algunos reptiles de gran tamaño.

Por su parte, otros aseguraban que se trataba de una mutación entre un perro grande y un coyote que atacaba por las noches a animales domésticos.

Lo cierto es que quedaron grabadas en vídeo muchas pruebas de los supuestos ataques del chupacabras. Una de las peculiaridades que incentivaron a que la gente no olvidara este mito era que las presas atacadas (por lo general borregos y cabras) tenían dos agujeros en una zona específica del cuerpo.

Además, dichos cadáveres no contenían ni una sola gota de sangre.

Los rumores de la existencia de este ser, se extendieron por gran parte de Centroamérica. Inclusive hay quienes aseveran que el primer avistamiento de un chupacabras fue nada más y nada menos que en “La isla del encanto”. Obviamente me estoy refiriendo a Puerto Rico.

Aquí en México diversos grupos de comerciantes aprovecharon el boom mediático para sacar toda clase de mercancías posibles: camisetas, gorras, pulseras, plumas, máscaras de látex etcétera. El colmo fue que un grupo musical sacó a la venta un disco de merengue que hablaba sobre el tema.

Finalmente, sólo me resta mencionar que la corriente filosófica del país sostuvo que todo este alboroto fue creado con el objetivo de desviar la atención de la masa, de asuntos más importantes. ¿Tú qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *