Archivo de la categoría: Mitos de terror

Mito del sereno de Santiago

Mito del sereno de Santiago

A don Fidelio el ayuntamiento le había encomendado una tarea a primera vista muy simple. Ser el sereno de la localidad conocida con el nombre de Santiago. Es decir, su labor consistía en recorrer las calles a partir de las 12 de la madrugada e informar a las autoridades en el instante en que viera que se estaba cometiendo un delito. ¿Quién hubiera pensado que en poco tiempo los mitos de terror iniciaran en torno a su persona?

Ya de por sí los mitos de terror en Santiago eran cosa de todos los días, pues en aquellos tiempos el pequeño pueblo era azotado por una tremenda ola de delincuencia.

El caso es que a partir de que don Fidelio comenzó a hacer sus rondines, los delitos nocturnos disminuyeron exponencialmente. No obstante, una noche de noviembre varios lugareños afirmaron haber visto como era asesinado el sereno a manos de una pandilla justo afuera del cementerio municipal.

Pese a ello, el cadáver nunca se encontró por lo que la gente creó la historia de que el espíritu de aquel hombre se había quedado suspendido en el limbo esperando el momento propicio para cobrar venganza.

Lo curioso de este asunto fue que justamente al cumplirse un mes de la desaparición de don Fidelio, las personas volvieron a escuchar durante las madrugadas su inconfundible silbato.

Quienes visitaron el sitio después de ese incidente, aseguran que aquella localidad se convertía en un pueblo fantasma, pues a partir de las 11 de la noche, la gente se apertrechaba en sus domicilios y no salía hasta que aparecían por las ventanas los primeros rayos del sol.

La razón de esto era porque se aseveraba que quien cumplía las funciones del sereno no era don Fidelio, sino la muerte en persona. De acuerdo a lo relatado por un conocido, supe que alguien grabó en vídeo a ese ente que silbaba a altas horas de la noche por entre las callejuelas de Santiago.

Aquel sujeto de aspecto cadavérico iniciaba su rondín en el cementerio. Además no utilizaba una lámpara para alumbrarse ya que de sus cuencas vacías brotaba una potente luz.

Pasaron décadas y la situación permaneció igual hasta que los asesinos amanecieron muertos en un callejón oscuro.

Mitos de terror

Mitos de terror

Muchos dicen odiar las historias de terror, sin embargo esas mismas personas son las primeras en querer escuchar cuentos de miedo, sobre todo en las celebraciones del día de brujas.

Unos personajes que regularmente tienen un aura de misterio sobre ellos, son los payasos. Sí, esos señores que se visten con ropa colorida para alegrar las fiestas infantiles. Son muchos los mitos de terror que podemos enunciar.

Por ejemplo, quien no ha escuchado la típica anécdota en la que los padres de familia acompañan a la cama a su hijo pequeño. En la cabecera de esa habitación, yacía una representación de porcelana, de uno de estos seres con una expresión de tristeza.

El pequeño con la voz entrecortada le dice a su madre:

– “Mamá ¿puedo dormir con ustedes hoy? Ese payaso me está viendo muy feo.

– ¡De ninguna manera!, ya estás grandecito para andar con esas niñerías. Te quedas aquí y punto. Dijo el padre

– Pedro, no seas tan duro con Iker. Dijo la mujer.

– Es la única forma en que nuestro hijo aprenderá que ni los monstruos, ni los mitos de terror existen.

Luego de esa pequeña discusión, se apagaron las luces y todo permaneció en calma, hasta que de momento varios gritos se empezaron a escuchar.

Maruja, la madre del chico, se levantó corriendo en dirección al cuarto de su hijo. Cuando llegó, se desplomó en la puerta pues observó cómo su pequeño tenía toda la cara quemada.

Lo sorprendente es que las quemaduras correspondían de manera exacta al maquillaje del rostro del payaso. Por cierto, su expresión había cambiado por completo, ahora se le podía ver en sus labios una mueca de felicidad.

Mitos

Otros de los mitos de terror recurrentes son los que se encuentran ligados a percances que ocurren en carreteras solitarias. Por ejemplo:

Una pareja de recién casados va rumbo a su luna de miel. Para ahorrar tiempo, el hombre decide cortar camino por varios senderos que no aparecen en ninguno de los mapas. Para colmo de males, al poco rato de haber cambiado de ruta se les termina el combustible.

Él mira a su amada y le dice:

– ¡Espérame aquí, voy a ver si consigo un poco de gasolina!

– La muchacha sube los vidrios de las ventanillas y coloca todos los seguros. En eso se da cuenta de que su esposo olvidó las llaves. Enciende la radio para poner un poco de música, pero no logra captar ninguna estación.

Entonces decide quitar las llaves del switch y guardarlas. Así permanece en silencio hasta que el sueño la vence.

Luego despierta sobresaltada y lo primero que hace es mirar su reloj y éste marca la una de la mañana. Eso sólo significa que han pasado ya varias horas desde que su marido se fue a buscar combustible.

La joven se arma de valor y decide ir a buscarlo, pues cree que a lo mejor le pasó algo. No alcanza a dar ni tres pasos cuando observa que se le acerca un fantasma vestido con el atuendo de su esposo.

Aterrorizada, sube al auto y trata de salir huyendo de ahí. Sin embargo, el motor no enciende y el monstruo llega hasta donde ésta se encuentra. De un puñetazo quiebra el cristal y de un fuerte mordisco le arranca la cabeza.

Como te podrás dar cuenta, los mitos de terror crecen a medida de que la gente los va compartiendo.

terror